Belleza para la vida

Mejorar su apariencia física con una abdominoplastía

Muchos de nosotros luchamos por tener un abdomen plano y bien tonificado, a través del ejercicio y el control del peso. A veces estos métodos no logran nuestros objetivos. Incluso algunas personas con un peso corporal normal y bien proporcionados pueden desarrollar un abdomen que sobresale o que está fl ojo y cuelga. Entre las causas más comunes de esto se encuentran:

  • los embarazos
  • el envejecimiento
  • fluctuaciones de peso significativas
  • herencia
  • cirugías anteriores

La abdominoplastía elimina el exceso de grasa y piel, y en la mayoría de los casos repara músculos debilitados o separados creando un perfil abdominal más liso y firme.

Lo que no sucederá:

Una abdominoplastía no es un sustituto para el adelgazamiento o un plan apropiado de ejercicios físicos. Aunque los resultados de una abdominoplastía son técnicamente permanentes, las fl uctuaciones de peso significativas pueden reducir en gran medida un resultado positivo. Por esta razón, se puede recomendar que pospongan la abdominoplastía a quienes planean un adelgazamiento sustancial o a las mujeres que puedan considerar embarazos en el futuro. Una abdominoplastía tampoco puede corregir estrías, aunque éstas puedan eliminarse o mejorarse en alguna medida si están ubicadas en las áreas de piel excesiva que van a ser extirpadas, por los general las áreas tratadas debajo del ombligo.

¿Es lo adecuado para mí?

La abdominoplastía es una intervención altamente personal y usted debe tomar la decisión de realizarla, no para cumplir los deseos de otra persona ni para intentar ajustarse a cualquier tipo de imagen ideal. La abdominoplastía es una buena opción para usted si:

  • goza de buena salud física y tiene un peso estable;
  • tiene expectativas realistas;
  • no fuma;
  • le molesta por la sensación de que su abdomen es demasiado grande.