La cirugía estética se realiza para dar forma a las estructuras normales del cuerpo, principalmente para mejorar la apariencia y la autoestima del paciente. Seguros médicos generalmente no cubren los gastos de la cirugía estética debido a que es electiva.

La cirugía reconstructiva es realizada sobre áreas anormales del cuerpo, producidas por defectos congénitos, anormalidades del desarrollo, traumatismos, infecciones, tumores, o enfermedades. Se lleva a cabo principalmente para mejorar funciones, pero puede también ser realizada para aproximarse a una apariencia normal. Generalmente la mayoría de seguros médicos cubren los gastos de la cirugía reconstructiva, aunque la cobertura de ciertos procedimientos y los niveles de cobertura pueden variar significativamente.

Hay un número de “zonas grises” en la cobertura de cirugía plástica que a veces requieren de una consideración especial por parte de las aseguradoras. Estos casos usualmente involucran operaciones quirúrgicas que pueden ser reconstructivas o cosméticas, dependiendo de la situación de cada paciente. Por ejemplo, la cirugía de párpados (blefaroplastia) – un procedimiento que normalmente se realiza para el mejoramiento estético – puede ser cubierta si los párpados se están cayendo severamente y obstaculizan la visión del paciente.

Cirujanos miembros de la ASPS aseguran que los pacientes obtengan el cuidado de la más alta calidad y excelencia quirúrgica. Cada cirujano miembro de la ASPS está certificado por el American Board of Plastic Surgery, opera únicamente en instalaciones quirúrgicas acreditadas, se apega a un estricto código de ética, y asiste con regularidad a cursos de educación médica continua.